La Historia no puede ser ignorada (Reflexiones de Fidel)

Articulo Original: La Historia no puede ser ignorada.

El pasado primero de octubre se conmemoró el 60º Aniversario de la República Popular China.

Ese día histórico de 1949, Mao Zedong, como líder del Partido Comunista de China, presidió en la Plaza de Tiananmen  el primer desfile del Ejército Popular y del pueblo de China. Los soldados victoriosos portaban las armas arrebatadas en combate a invasores, oligarcas y traidores a su patria.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, una de las potencias que menos pérdidas materiales sufrió en la contienda, monopolizaba el arma nuclear, más del 80% del oro del mundo y disfrutaba de un considerable desarrollo industrial y agrícola.

La Revolución victoriosa en un país inmenso como China, en el año 1949 alimentó la esperanza de gran número de países colonizados, muchos de los cuales no tardarían en sacudir el yugo impuesto.

Lenin había previsto la fase imperialista del capitalismo desarrollado y el papel que correspondería en la historia del mundo a la lucha de los países colonizados. El triunfo de la Revolución China confirmaba aquella previsión.

La República Popular de Corea fue creada en el año 1948. En la primera conmemoración de la victoria china estaban presentes los representantes de la URSS, que aportó más de 20 millones de vidas a la batalla contra el fascismo; los de la República Popular de Corea, que había sido ocupada por Japón, y los combatientes vietnamitas que, después de luchar contra los japoneses, se enfrentaban heroicamente al intento francés de colonizar nuevamente Viet Nam con apoyo de Estados Unidos.

Nadie había imaginado entonces que menos de cuatro años después de aquella memorable fecha, sin ningún otro vínculo que el de las ideas, en la lejana Cuba se produciría el ataque al Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953, y apenas nueve años después de la liberación de China triunfaría la Revolución Cubana a 90 millas de la metrópoli imperialista.

Es a la luz de estos acontecimientos que observé con particular interés la conmemoración del 60º Aniversario de la Revolución China. Se conoce de nuestra amistad con ese país de milenaria cultura, la más antigua de las civilizaciones conocidas por el hombre.

En el siglo XIX, decenas de miles de ciudadanos chinos  fueron enviados a nuestro país como semi esclavos, engañados por los mercaderes ingleses. Muchos de ellos se incorporaron al Ejército Libertador y lucharon por nuestra independencia. Nuestros vínculos con China parten, sin embargo, de las ideas marxistas que inspiraron a la Revolución Cubana y fueron capaces de atravesar las pruebas difíciles de la división entre los dos grandes Estados socialistas, que tanto daño ocasionó al movimiento revolucionario mundial.

En los días difíciles de la desaparición de la URSS, tanto China, como Viet Nam, Laos y Corea mantuvieron sus relaciones fraternales y solidarias con Cuba. Eran los únicos cuatro países que junto a Cuba mantuvieron en alto las banderas del socialismo en los días oscuros en que Estados Unidos, la OTAN, el Fondo Monetario y el Banco Mundial imponían el neoliberalismo y el saqueo del mundo.

La historia no puede ser ignorada. A pesar de la enorme contribución del pueblo de China y la estrategia política y militar de Mao en la lucha contra el fascismo japonés, Estados Unidos ignoró y aisló al gobierno del país más habitado del planeta y lo privó del derecho a participar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;  interpuso su escuadra para impedir la liberación de Taiwán, una isla que pertenece a China; apoyó y suministró los restos de un ejército cuyo jefe había traicionado todos los acuerdos suscritos en la lucha contra los invasores japoneses en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Taiwán recibió y recibe todavía el más moderno armamento de la industria bélica norteamericana.

Estados Unidos no solo privó a China de sus legítimos derechos:  intervino en el conflicto interno de Corea, envió sus fuerzas que al frente de una coalición militar avanzaron desafiantes hacia las proximidades de los puntos vitales de ese gran país, y amenazó con emplear las armas nucleares contra China, cuyo pueblo tanto contribuyó a la derrota del Japón.

El Partido y el pueblo heroico de China no vacilaron ante las groseras amenazas. Cientos de miles de combatientes voluntarios chinos en enérgico contraataque, hicieron retroceder a las fuerzas yankis hasta los límites actuales de las dos Coreas. Cientos de miles de valerosos luchadores internacionalistas chinos y un número igual de patriotas coreanos  murieron o fueron heridos en aquella sangrienta guerra. Más tarde el imperio yanki mató a millones de vietnamitas.

El 1º de octubre de 1949, al proclamarse la República Popular, China  no poseía armas nucleares ni la avanzada tecnología militar que hoy dispone, con las cuales no amenaza a ningún otro país.

¿Qué diría ahora Occidente? La gran prensa de Estados Unidos fue, en general, hostil. Sus principales órganos escritos titulaban sus editoriales con frases como: “…poco interés por la ideología”, “…un espectáculo de poder”, “China comunista celebra los 60 años con Show Militar.”

Sin embargo, no fue posible ignorar la lucha. A través de todos los medios se reiteraba la idea de que era una demostración de poderío. Las noticias sobre todo se centraban en las imágenes del desfile militar.

No ocultaban su admiración por la amplia divulgación del desfile que la televisión china ofreció a la opinión pública internacional.

No pasó inadvertido, sino más bien fue motivo de asombro el hecho de que China presentara 52 nuevos tipos de armamentos, entre ellos la última generación de carros de combate, vehículos anfibios, radares, aviones de exploración y equipos sofisticados de comunicación.

Los medios de prensa resaltaban la presencia de los cohetes intercontinentales DF-31, capaces de golpear con cabezas nucleares blancos situados a 10 mil kilómetros de distancia, así como los cohetes de alcance medio y las defensas anticoheteriles.

Los 151 aviones caza, los bombarderos pesados, medios modernos de observación aérea y helicópteros sorprendieron a los ávidos buscadores de noticias y técnicos militares. “El ejército chino posee ahora la mayoría de las armas sofisticadas que forman parte de los arsenales de los países occidentales”, fue una declaración del Ministro de Defensa chino que la prensa occidental destacó.

Los 500 vehículos blindados y las 60 carrozas civiles que desfilaron frente al mausoleo causaron un profundo impacto.

La avanzada tecnología era una prueba irrefutable de la capacidad militar desarrollada, que hace unos decenios partió de cero. Lo insuperable era el factor humano. Ningún país occidental desarrollado podría alcanzar el nivel de precisión y organización mostrado por China ese día. Con cierto desdén se habló de oficiales y soldados marchando a 115 pasos de ganso por minuto.

Las distintas fuerzas que por allí desfilaron, hombres o mujeres, lo hicieron con porte y elegancia insuperables. Cualquiera podría negarse a creer que miles de seres humanos fueran capaces de alcanzar una organización tan perfecta. Tanto los que marchaban a pie como los que desfilaban en sus vehículos pasaron delante de la tribuna y saludaban con precisión, orden y marcialidad difíciles de alcanzar.

Si tales cualidades parecían fruto de la disciplina militar y del rigor de las prácticas, más de 150 mil ciudadanos de la enorme colmena humana de civiles, hombres y mujeres jóvenes en su inmensa mayoría, sorprendieron por su capacidad de alcanzar masivamente el nivel de organización y perfección logrado por sus compatriotas armados.

El inicio de la conmemoración, y el saludo a las tropas por el Jefe de Estado y Secretario General del Partido Comunista, fue una ceremonia impresionante. Se pudo  apreciar una enorme identificación entre la dirección y el pueblo.

El discurso de Hu Jintao fue breve y preciso. En sólo menos de 10 minutos expresó muchas ideas. Ese día superó a Barack Obama en la capacidad de síntesis. Representa cuando habla a casi cinco veces más población que el Presidente de Estados Unidos. No tiene que cerrar centros de torturas, no está en guerra con ningún otro Estado, no envía sus soldados a más de 10 mil kilómetros de distancia para intervenir y matar con sofisticados medios de guerra, no posee cientos de bases militares en otros países ni poderosas flotas que surcan todos los océanos; no debe millones de millones de dólares, y en medio de una colosal crisis financiera internacional ofrece al mundo la cooperación de un país cuya economía no está en recesión y crece a elevados ritmos.

Ideas esenciales transmitidas por el Presidente de China:

“El día de hoy de hace sesenta años, tras más de cien años de batallas sangrientas libradas desde el inicio de la historia contemporánea, el pueblo chino logró, por fin, la gran victoria de la revolución china y el presidente Mao Zedong proclamó aquí mismo, ante el mundo, la fundación de la República Popular China, lo que permitió al pueblo chino ponerse en pie desde entonces y que la nación china, que tiene una historia de civilización de más de 5.000 años, entrara en una nueva era de desarrollo y progreso.”

“El desarrollo y progreso logrado en los sesenta años de la Nueva China ha mostrado plenamente que sólo el socialismo puede salvar a China y que solamente la reforma y apertura puede permitir el desarrollo de China, del socialismo y del marxismo. El pueblo chino tiene la confianza y la capacidad para construir bien su país y realizar sus debidas contribuciones al mundo.”

“Nos adheriremos firmemente a los principios de reunificación pacífica…”

“…continuaremos trabajando, junto con los diversos pueblos del mundo, para impulsar la noble causa de la paz y el desarrollo de la humanidad y la construcción de un mundo armónico basado en la paz duradera y la prosperidad común.”

“La historia nos ha indicado que el camino de avance nunca es llano, pero que un pueblo unido que toma el destino en sus propias manos vencerá, sin ninguna duda, todas las dificultades, creando continuamente grandes epopeyas históricas.”

Son respuestas lapidarias a la política belicista y amenazante del imperio

Contribucion de Frank RC

Por Frank RC (http://www.facebook.com/ARCEnaL)

Dime viejo, ojo rojo, provocame pero estamos bien Maduro ah, aqui estoy hablandote azul, bien cool y es como que 
camino por primera vez, en 13 calles dejaron huellas mis pies, ahora hay tantas opciones, la vida es un ajedrez. 
Mi norte es el sur y los chamos me saludan de profe, deberia yo decirles licen porque ciertas cosas se aprenden al
revez. En el sueño americano para pagar mi mes fui hasta guardia, deperte casi desaparecido en una pastilla 
ahora firme en la vanguardia, nace revolucion de mi costilla y asi sigo buscando la mia. 
respira mija, estira el pulmon, abrete un poquito el corazon, me guia alegria y amor, no seas huevon y haber
cual se viene. Ms.cara bonita, con muzlos fuertes me hace sudar, me busco una sin miedo de criticar. Que caiga
con panza o estrechita, mas me preocupa que tiene en la cabecita. Que vez en la molina compañera? te dejas asustar??
Los fantasmas que juegan halloween en la cabeza son duros de matar, y asi de rapido se va el presente, tu destino
puede ser ya, deja de pensar. Al caballero el dolar se va a acabar, yo persigo a Sucre y la immortalidad, con buen
panas en cada brazo y por los mios dispuesto a matar,a ver si a esta puta vida le hago digna de contar…

¿Cáncer inoculado? (En Cubadebate, por Eleazar Díaz Rangel)

Articulo Original: ¿Cáncer inoculado?.

 

Julián Assange es hoy otro personaje invisibilizado. No se crean que sólo lo hacen con los pobres, como durante tantos años ocurrió aquí y sucede en países latinoamericanos.

También desaparecen de los medios a personajes que en algún momento estuvieron en el epicentro de la atención mediática de todo el mundo y, de pronto, “dejan de ser noticia”. En nuestro caso, Assange fue el hombre que entregó a cinco de los diarios más famosos del mundo centenares de miles de mensajes que enviaron las embajadas de EEUU al Departamento de Estado desde decenas de países, incluido Venezuela, pero hubo dos circunstancias que lo bajaron del pedestal: una, que cuando Assange observó que en esos diarios dejaban de publicar cables que afectaban determinados intereses, políticos y de empresas transnacionales, cortó sus relaciones con ellos y, la otra, que Estados Unidos comenzó a perseguirlo y debió asilarse en la Embajada de Ecuador en Londres, donde aún se encuentra.

Hace muy poco concedió una entrevista a Elizabeth Carvallo para Globo News y denunció que “la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU, que es la principal agencia de espionaje electrónico de EEUU, admitió ante el Congreso que intercepta 1,6 mil millones de unidades de comunicación al día”, y fue más allá, dijo también que Internet es “la máquina de espionaje más importante que jamás se haya inventado” y que Google y Facebook “se ven parte del sistema”.

Un país con esa capacidad de nutrirse de información de todos los mortales sobre la Tierra y de interceptar casi todas las llamadas telefónicas que hacemos y los mensajes que enviamos o recibimos, es capaz de cosas mayores.

“…En el caso particular del cáncer, se conoce que, desde 1975, se ha empleado el Fuerte Detrick como instalación donde radica una sección especial dentro del Departamento Virus del Centro para la Investigación de Guerra Biológica, conocida como “Instalaciones Fredrick para la Investigación del Cáncer”, bajo supervisión del Departamento de Defensa, de la CIA y del Instituto Nacional del Cáncer.

“Las investigaciones ultrasecretas están encaminadas a desarrollar un programa especial del virus del cáncer, sumamente agresivo y letal, para el que existe inmunidad y fue identificado como Virus Humano de la célula T de Leucemia (Htlv). La insistencia de estos laboratorios de lograr los mecanismos para elaborar artificialmente células malignas o cancerígenas, sumamente invasivas y capaces de propagarse en el organismo desarrollando una metástasis incontenible, se ha mantenido a lo largo de más de cuatro décadas. De acuerdo con estos proyectos, las enfermedades cancerígenas serían capaces de inhibir cualquier defensa ante su ataque al organismo humano, diseminándose a través de la sangre o de la linfa luego de ser inoculadas en el mismo mediante diversas vías. La alteración del material genético de las células humanas que provoca el cáncer por vía artificial en estos laboratorios, son la premisa básica de esta arma desarrollada con la venia del Gobierno norteamericano. Para ello se elaboran células madres o stem cells, mediante mutaciones monitoreadas y preconcebidas, convirtiéndolas en un fenotipo maligno más heterogéneo de rápido desarrollo”, según escribió Percy Alvarado Godoy, luchador e investigador antiterrorista.

Ahora lean el comienzo de un informe escrito por Robert Burns en 2007, de la agencia AP: “En uno de los secretos más duraderos de la Guerra Fría, el Ejército de Estados Unidos exploró la posibilidad de utilizar venenos radioactivos para asesinar a ‘personas importantes’, como líderes militares o civiles, según documentos desclasificados obtenidos por The Associated Press”.

Seguramente el presidente Hugo Chávez no conocía esos informes cuando, a fines de 2011, expresó su extrañeza de que personalidades como Cristina Fernández, Dilma Rousseff, Fernando Lugo, Lula da Silva y él, hubiesen tenido cáncer, y señaló que no podía ser casual que algunos poderes foráneos pudiesen tener responsabilidad.

Muerto Chávez, enterado el alto gobierno de que muestras de la biopsia enviadas a laboratorios especializados de Brasil, China, Rusia, y con nombre supuesto, EEUU, coincidieron en que se trataba de células únicas, de un cáncer extremadamente agresivo, y aparentemente desconocido, es cuando el presidente encargado Nicolás Maduro, anunció que se designará una comisión de científicos de varios países del mundo para conocer del caso. Más recientemente, el ministro Rafael Ramírez declaró estar convencido de que Chávez fue víctima de un complot y fue asesinado. Dijo a BBC Mundo que “Estamos seguros de que el imperialismo y lo más oscuro de las agencias de inteligencia… tienen el manejo de tecnologías que nosotros desconocemos”, y le pidió al periodista que no le pidiera “que te demuestre en este momento la profunda convicción que tengo, lo estudiaremos y evaluaremos. No se ha podido demostrar cómo asesinaron a Yaser Arafat, pero a Yaser Arafat lo asesinaron”.

Ante esos hechos y opiniones, hay razones para la duda y parece lógica la designación de esa comisión de científicos, y esperar sus resultados para despejar las dudas

AND DEATH SHALL HAVE NO DOMINION (POEM BY DYLAN THOMAS)

 

And death shall have no dominion. 
Dead men naked they shall be one 
With the man in the wind and the west moon; 
When their bones are picked clean and the clean bones gone, 
They shall have stars at elbow and foot; 
Though they go mad and shall be sane, 
Though they sink through the sea they shall rise again; 
Though lovers be lost love shall not; 
And death shall have no dominion. 

And death shall have no dominion. 
Under the windings of the sea 
They lying long shall not die windily; 
Twisting on racks when sinews gave way, 
Strapped to a wheel, yet they shall not break; 
Faith in their hands shall snap in two, 
And the unicorn evils run them through; 
Split all ends up they shan't crack; 
And death shall have no dominion. 

And death shall have no dominion. 
No more may gulls cry at their ears 
Or waves break loud on the seashores; 
Where blew a flower may a flower no more 
Lift its head to the blows of the rain; 
Though they be mad and dead as nails, 
Heads of the characters hammer through daisies; 
Break in the sun till the sun breaks down, 
And death shall have no dominion. 

Dylan Thomas

3 LIBRAS (PERFECT CIRCLE SONG)

Threw you the obvious and you flew with it on your back, 

A name in your recollection, down among a million same.
Difficult not to feel a little bit disappointed, and passed over 
When I’ve looked right through, see you naked but oblivious. 

And you don’t see me.

But I threw you the obvious, just to see if there’s more behind the 
Eyes of a fallen angel, eyes of a tragedy.
Here I am expecting just a little bit too much from the wounded
But I see, see through it all, see through, see you.

‘Cause I threw you the obvious, to see what occurs behind the 
Eyes of a fallen angel, eyes of a tragedy, oh well. 

Oh well, apparently nothing. 
Apparently nothing, at all.

You don’t, you don’t, you don’t, see me. 
You don’t, you don’t, you don’t, see me.
You don’t, you don’t, you don’t, see me.
You don’t see me.
You don’t, you don’t, you don’t see me at all.

GRATITUD EN TIEMPOS DE CAMPAÑA

(English translation at the bottom)

Por Pancho Arce Chiriboga

Ya… Este proyecto que nos ha levantado la esperanza, que nos ha ayudado a reconocernos con el resto de Hispanoamérica y a mirar altivos y muy de frente al mundo, que nos está edificando un país moderno y funcional encima de lo hermoso de nuestra geografía  y lo fascinante de nuestra diversidad étnica, va por al menos otros cuatro años… Nuestros candidatos triunfantes y amables nos han agradecido profusamente porque con nuestros votos es que ahora son victoriosos, pero aunque sean ellos personalmente vencedores en la contienda electoral, el triunfo es también de nosotros.

Nuestros compañeros que pronto asumirán la inmensa responsabilidad de continuar la  forja de la mejor sociedad que ahora vislumbramos, también han cumplido con la cortesía de agradecer a quienes ofrecimos mayores o pequeños aportes a sus campañas, y bien que así sea, pero en realidad, lo que todos hemos hecho no han sido favores personales a los candidatos, ha sido el cumplimiento de nuestra muy personal e ineludible responsabilidad en la medida en que nos ha sido posible en la construcción de esta nueva patria NUESTRA.

Es necesario que, a riesgo de herir susceptibilidades, hagámonos entender que si bien la obligación más notable es de aquellos compañeros que ocupan cargos públicos, ya sea por elección popular o por designación o por concurso, en parte porque perciben una remuneración, en otra parte porque asumimos que tienen más capacidad para el ejercicio de esas funciones, pero principalmente porque nos han hecho creer que sienten un compromiso con nosotros y con este proceso que respaldamos, la responsabilidad es tan nuestra como de ellos.

Entonces, cuando nos agradezcamos por las tareas cumplidas como deber, hagámoslo a nombre de los beneficiarios de nuestra humilde o gloriosa lucha, hagámoslo a nombre de la causa que nos anima, hagámoslo por el pueblo, por la patria, por la humanidad…

La única manifestación de gratitud indispensable y trascendental es entonces el cumplimiento sin excusas de ese compromiso, lo demás no pasa de ser cortesía elemental y en el peor de los casos un protocolo con muy poco de sinceridad. Hay quienes sin haber alzado la voz, ni proferido una palabra soez, ni tener a su haber un exabrupto en toda su vida, traicionan, hacen todo el mal que pueden y roban recursos y esperanzas.

Lo que les damos al dar nuestro voto no es un obsequio ni es un favor, les encomendamos con carácter de obligatorio, una tarea difícil, una lucha encarnizada, un maravilloso deber a nuestros compañeros para que nos ayuden a cambiar la historia, a crear un sistema justo, una sociedad feliz (¡Qué honroso privilegio!).

Gracias a ustedes también compañeros por asumir tan grande pero hermosa responsabilidad. Ahora, a romperse el alma por la patria (Léase, LA GENTE), y cuenten con que también nosotros cumpliremos con nuestro DEBER irrestrictamente desde nuestra familiar trinchera.

******

Gracias, Pancho, por esta hermosa redacción.

Hasta la Victoria Siempre!

*******

Gratitude in Campaign-Time

Written by Pancho Arce Chiriboga

Translated by Fernando Arce

Alright…This trip which has thus far painted such a hopeful future for us, which has helped us re-identify ourselves with the rest of Hispanic-America while giving us the strength and dignity to face the world head-on, that is chiseling a modern and functional country with a beautiful geography and fantastic ethnic diversity to enrich it — this great trip is set to last at least another four years. Our triumphant and grateful candidates have thanked us deeply, for it was with our votes that their victory became possible. But even though the electoral race and political office is now theirs, the real victory is for all of us to share.

Our comrades — who are to assume the immense responsibility of deepening the forging of one of the best societies that we could have ever envisioned — have thanked all of those who’ve in any capacity helped the campaign. However the gesture, while certainly not unnecessary, remains beside the fact that our actions have not been personal favors for the candidates, but the righteous execution of personal and indelible responsibilities that link us to the task of constructing our new Country, in whatever capacity is possible.

At the risk of wounding susceptibilities, it is necessary to understand that if indeed the highest degree of responsibility rests on the shoulders of our comrades who now occupy public offices, be it through popular election, appointment, or lottery — partly due to their remuneration, partly because we assume they’re better equipped for such positions, but principally because they’ve managed to prove their commitment to us and to the process we represent — then the responsibility is as much ours as it is theirs.

Therefore, when we thank ourselves for the duties which we have properly carried out, let’s do it in the name of the benefactors of our humble and glorious fight; let’s do it in the name of the cause that ignites us; let’s do it for the People, for the Father-Land, for Humanity.

The only manifestation of that indispensable and transcendental gratitude can thus only be the unapologetic and dutiful execution of that commitment. Anything more than that can be chalked off as a fundamental courtesy; in the worst of cases, only an insincerely executed protocol, for there exist those that, without having ever raised their voice, ever uttered a profanity, or ever had an unhinged emotional outburst in their life, nevertheless betray, pillage and plunder all of our resources and hopes.

What we give them along with our vote is neither gift nor favor. We commend to them a difficult and obligatory task – a fierce and betrothed fight; a wonderful duty handed to those comrades that have agreed to help us change history and create a just system and a happy society…What an honorable privilege!

We thank you as well, dear comrades, for assuming such immense though beautiful responsibility. Now it is time for you to give your soul for the Father-Land (Read, LA GENTE). And you can continue to count on us  executing our DUTY, faithfully and unfettered from our ever so familiar trench.